Eduardo del Llano: “Ninguna obra es buena sólo por ser independiente”
  • 17
  • 02
Eduardo del Llano

Por Andy Muzalf

Quizás porque nació en un país que ya no existe, a Eduardo del Llano le gusta tanto inventárselos. Lo hizo por primera vez en 1991, con el guion de Alicia en el pueblo de maravillas, para luego reincidir, años más tarde, cuando escribió y dirigió Omega 3 (2014). De igual modo, le gusta crear personajes que se cuestionan a través del humor, la sátira, la ciencia ficción o el absurdo a ese otro país que sí existe pero que puede ser tan irreal como la URSS que lo vio nacer en 1962.

De una forma u otra, la mayoría de los cubanos conocen a Eduardo del Llano. O al menos saben quién es Nicanor O’Donell. Pero este escritor y cineasta cubano tiene una prolífica obra que abarca una treintena de audiovisuales y veintitantos libros publicados, además de ser columnista del sitio web de la revista OnCuba.

El próximo 23 de febrero, The Tower Theater y Tres Musas Producciones presentarán por primera vez en Miami tres de sus cortometrajes: Brainstorm (2009), Casting (2013) y Épica (2015). A propósito de este evento y con el pretexto de adentrarnos en su visión sobre el cine cubano, Bach Media conversó con Eduardo del Llano.

– Próximamente estarás presentando tres de tus cortometrajes en Miami. Esto ocurre años después de que Monte Rouge (2004) se transmitiera sin tu autorización en algunos canales de ese Estado norteamericano, lo cual, obviamente, te molestó bastante.¿Cómo te sientes ahora que podrás presentar personalmente (y por primera vez) parte de tu obra en Miami?

Es una aventura. Como diría Silvio Rodríguez, “Buenas noches, amigos y enemigos”.

 

El Tower Theatre de Miami, ubicado en la céntrica Calle 8, acogerá la presentación de los tres cortos de Eduardo del Llano.

El Tower Theatre de Miami, ubicado en la céntrica Calle 8, acogerá la presentación de los tres cortos de Eduardo del Llano / FOTO: Sitio oficial del Tower Theatre

 

– Como creador es muy importante sentirse protegido legalmente en temas de derechos de autor. Sin embargo, gran parte de tus cortometrajes se han difundido a lo largo de los años de manera informal (digamos, underground), tanto en Cuba como en Estados Unidos.¿Qué te interesa más, que tu obra llegue al público sin importar la manera o ganarte la vida con tu cine?

Me interesan ambas cosas. En Cuba, el ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) y el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) han pasado por décadas películas norteamericanas sin autorización, de la misma manera que en Miami se vende cine cubano. Pero yo no soy el ICAIC ni el ICRT, y es muy jodido que me pirateen sin darme siquiera una oportunidad. Mis películas están online generalmente sin mi autorización, y eso es un problema pues cualquier posible interés de terceros en distribuir comercialmente mis obras (o de ciertos Festivales en presentarlas) topa con ese escollo.

Un pintor quiere que la gente conozca sus obras, pero no si la manera es que entren de noche en su casa a robárselas…

– Tanto aquí como en Estados Unidos (sobre todo en Miami) se suele confundir la crítica social que intenta hacer el cine cubano con contrarrevolución. ¿Qué quisiera decirle Eduardo del Llano a aquellos que irán próximamente al cine con la idea de que van a ver un audiovisual contrarrevolucionario?

Que espero que vean unos buenos audiovisuales. De calidad artística, y al mismo tiempo polémicos y provocadores. La crítica no es contrarrevolución, de la misma manera que una película no es sólo crítica.

– ¿Cómo definirías en definitiva tu obra audiovisual?

En lo artístico es más bien clásica: narración tradicional, aristotélica, sin demasiados manierismos de posproducción. En lo ideológico, provocadora.

– ¿Qué diferencia al Eduardo del Llano cineasta del Eduardo del Llano escritor? ¿Crees que en tu caso son dos oficios que se complementan de algún modo?

Me defino ante todo como un escritor, y luego como un cineasta. De hecho, creo que en mis películas se nota mi predilección por situaciones cerradas, de pocos personajes en locación única, donde el diálogo juega un papel decisivo en el drama. Así que, más que de diferencias, hablaría de puntos en común.

– ¿Nunca te has sorprendido queriendo hacer literatura y al final resulta ser que estabas escribiendo un guion cinematográfico?

Generalmente mis películas parten de relatos preexistentes, de cuentos escritos años antes. Eso sí, cada vez más mis cuentos y novelas ganan un ritmo cinematográfico. Mis novelas son breves, de menos de doscientas páginas, pero hay muchísimas peripecias. Por cierto, acabo de publicar con la colección Guantanamera del sello español Samarcanda mi última novela, La calle de la comedia.

– ¿Cómo administra su tiempo Eduardo del Llano para ser tan prolífico?¿Tienes algún ritual para o fórmula para crear?

Pues yo me tengo por un tipo de ritmo medio, no tan prolífico como otros colegas (Yoss, por ejemplo). Escribo generalmente por las mañanas, directamente en el ordenador (lo que me llevó tiempo, pues la tecnología y yo no nos llevamos muy bien).

 

Dos de los actores recurrentes en los cortometrajes de Eduardo del Llano: Luis Alberto García y Néstor Jiménez / FOTO: Blog de Eduardo del Llano

Dos de los actores recurrentes en los cortometrajes de Eduardo del Llano: Luis Alberto García y Néstor Jiménez / FOTO: Blog de Eduardo del Llano

– ¿Cuáles son las temáticas o problemáticas que más están presente en tu obra (digamos, algo así como una idea fetiche, una divisa o una filosofía determinada)?

Mira, me encanta crear historias, ese es todo el secreto. Y en casi todos los casos miro la realidad a través del humor. Es como tener un filtro en los ojos.

La escritora Laidi Fernández definió mi estética como irreverencia ilustrada. No se me ocurre una definición mejor que esa.

– Hay varios cineastas cubanos que han optado por hacer sus películas con productoras no estatales y aplican por otras formas de financiamiento. Algunos dicen que optan por esta vía porque tratan temas molestos para el que ha sido históricamente el único y mayor productor y distribuidor de películas en Cuba luego de 1959 (el ICAIC), además de incomodidades y continuas trabas en los mecanismos de la institución, como ellos mismos cuentan. Estos realizadores suelen llamarse con frecuencia “independientes”. ¿Crees que independencia del ICAIC signifique independencia de pensamiento o experimentación estética?¿Ya son una fuerza importante en el cine cubano contemporáneo?

Ninguna obra es buena sólo por ser independiente. Por otra parte, sería un error, a mi modo de ver, asumir que, por ser una institución, el ICAIC sólo genera arte complaciente u oficialista. De hecho, de ese genera bastante poco.

Nada es cien por ciento independiente, ni en Cuba ni en otros sitios. Como acostumbra Carlos Varela a decir, citando a Dylan: nadie es libre. Incluso los pájaros están encadenados en el cielo. Pero me parece que la denominación vale, en el sentido de que no responden a la política de una institución, sino a sus propios intereses creativos. Y sí, son una fuerza. En el 37 Festival de Cine Latinoamericano en diciembre de 2015, por ejemplo, hubo nueve largometrajes cubanos en competencia… y sólo tres eran del ICAIC.

Hay una tendencia que estima que en Cuba sólo tendríamos que hacer cine de denuncia, que sólo tendríamos que plantearnos películas acerca de las zonas oscuras de nuestra historia reciente. Me parece absurdo. Es decir, creo que también hay que hablar de eso, pero no limitarse a eso.

– ¿Cuáles son los principales referentes cinematográficos de Eduardo del Llano?

Woody Allen. Zhang Yimou. Pablo Larraín. No quiero decir necesariamente que los imite, pero son una brújula para saber adónde quisiera llegar, aunque seguramente nunca lo logre.

– ¿Qué series está viendo ahora mismo Eduardo del Llano?

Game of Thrones, como todo el mundo. VikingsThe Big Bang Theory.

– ¿Qué proyectos audiovisuales o literarios tienes entre manos?

Acabo de terminar el rodaje del corto número 13 de Nicanor. Debe estar listo a mediados de año. Y estoy buscando financiamiento para desarrollar y producir mi nuevo largometraje, The real thing, con cuyo guión obtuve mi tercer Premio Coral, este al Mejor Guión Inédito en el reciente 38 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Comments (0)

Leave a reply

Should you ever have a question, please dont hesitate to send a message or reach out on our social media.
More News
Pavel Giroud
  • 19 Aug 2016
  • 0
Por Danae C Diéguez Cuando me senté en el cine a ver El acompañante me provocaban varias cosas: he seguido film tras film la obra...
The Premiere (El estreno)
  • 19 Jul 2016
  • 1
Por Danae C. Diéguez Tania y Laura son madre e hija, personajes protagónicos del cortometraje de ficción El estreno (2013) de la realizadora Ana Alejandra...
Jonal youtube
  • 21 Feb 2017
  • 0
Por Andy Muzalf Jonal Coscullela no va a programas en vivo de la televisión. O evita ir siempre que le sea posible.