Zoe García: “Cuba vive una modernidad fracturada”
  • 14
  • 07
Zoe García

Por Andy Muzalf

Zoe García pensó que los parques con Wi-Fi se iban a acabar en poco tiempo. Que la mayoría de los cubanos iba a tener acceso a Internet desde la casa y no sentados en un banco o una acera cualquiera, bajo el sol. Por eso filmó su documental Conectifai con la misma urgencia de quien ve al Monstruo del lago Ness y corre a sacarle una foto. Sin embargo, lo que parecía una transición llegó a ser lo normal: cada vez más parques tenían el servicio en lugar de instalarlo en los hogares.

Graduada de la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), Zoe García estudió también en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. Recientemente, formó parte de un workshop que organizó el Instituto Sundance en La Habana y que recoge en tres documentales fenómenos en cierto sentido nuevos para los cubanos.

Recientemente tu corto documental Conectifai formó parte de la sección Made in Cuba de Sundance. ¿Cómo surgió la idea?

Conectifai, junto con otros dos cortometrajes (Casa en venta y Great Muy Bien), fueron hechos con la colaboración de Sundance y The Guardian. La idea era hacer cinco audiovisuales que hablaran sobre la transición en Cuba. Finalmente se quedaron tres que terminaron no siendo de la transición (término demasiado grandilocuente). Son entonces retratos de cosas que han cambiado como la llegada de Internet, el poder comprar y vender una casa, las escuelas de inglés y todo lo naif que está detrás del hecho de enfrentarse a lo nuevo.

¿Por qué te decidiste a filmar un documental sobre los puntos Wi-Fi y el tema de la conectividad en Cuba?

En el año 2016, cuando comencé a filmar Conectifai, todo este fenómeno del Internet estaba comenzando: habían solo 16 puntos Wi-Fi, todos en La Habana. Al principio me obligué a filmar el corto con mucha urgencia pues sentía que esta situación de la Wi-Fi iba a cambiar –por un lado pensaba que se iba a acabar y, por otro, que el Internet se iba a normalizar. Siempre lo hice con esa sensación. Pero pasó un año y lo que se normalizó fue la situación que pensé sería momentánea, lo cual me hizo ver que la instalación en Cuba de zonas Wi-Fi con acceso a Internet era una especie de llegada de la Isla a la modernidad. Sin embargo, Cuba vive una modernidad fracturada porque no hay un acceso pleno a Internet sino que la gente tiene que conectarse con una sombrilla en la mano, quemados por el sol, con una tarjeta comprada en el mercado negro y en CUC.

Durante la premier en Sundance de los tres cortos documentales reunidos en la sección "Made in Cuba". De izquieda a derecha: Giselle Cruz (coordinadora de producción), Bruni Burres (Senior Consultant Sundance Institute), Sheyla Pool (Productora del corto) y Zoe García.

Durante la premier en Sundance de los tres cortos documentales reunidos en la sección “Made in Cuba”. De izquieda a derecha: Giselle Cruz (coordinadora de producción), Bruni Burres (Senior Consultant Sundance Institute), Sheyla Pool (Productora del corto) y Zoe García / FOTO: Cortesía de la entrevistada.

¿Cómo lograste que los protagonistas del documental compartieran su intimidad y se dejaran filmar?

Los cubanos se adaptan a todo, por eso no le será difícil adaptarse a tener que hablar en el medio de la calle. Eso fue algo que hizo posible la película. Siempre me preguntan si fue difícil grabar las conversaciones íntimas de los personajes y realmente no lo fue. Yo pedía permiso pero la mayoría accedía: si tú estás resolviendo tu vida en el medio de la calle, hablando o discutiendo con tu pareja, no importa que te graben.

Ese es un punto que se toca en el corto: ¿por qué no puede haber un pensamiento más lógico detrás de los cambios? ¿Por qué tengo que pasar trabajo? ¿Por qué esto tiene que ser otra “lucha”? De cualquier manera, creo que el hecho en sí es positivo, inclusive en la manera: es mejor que todo el mundo pueda usar el servicio a que se lo hubieran dado a cierto sector “privilegiado” de la sociedad.

¿Qué historia muestras en Conectifai?

El documental es un retrato de un parque en el Barrio Obrero donde instalaron la Wi-Fi y a través de varias llamadas personales hay un  diálogo sobre la familia cubana, la reconciliación y la comunicación. Recojo tres llamadas durante el día y dos durante la noche, o sea, es una selección de cinco llamadas en las que se tocan temas que son neurálgicos para el país. Hay una familia, una pareja que discute. Hay también llamadas durante la noche que no tienen nada de familiar y sí de mucha gente joven que van a tomarse una cerveza, a bajarse pelados extravagantes, a romancear con una persona que está ahí mismo en el parque. Yo conocí a muchas personas que muy inocentemente se prostituían a través de Internet.

Still del corto documental "Conectifai", de Zoe García

Still del corto documental “Conectifai”, de Zoe García

¿Qué fue lo que más te impresionó durante la realización del documental?

Darme cuenta de cómo esta posibilidad del Internet era para mucha gente una posibilidad de reconciliación. Yo fui viendo la reconciliación de muchas familias. Hubo también como dos procesos paralelos entre un deshielo Cuba-Estados Unidos y un deshielo a nivel familiar. Ciertas tensiones se iban aliviando: yo vi mucha gente organizando viajes, vi mucha gente preguntando de viva voz a algún familiar “por qué tú no vienes”.

¿Crees que el cine cubano sigue cargando el peso de mostrar una sociedad cubana más creíble (con todos sus problemas y avatares), tarea que debería pertenecerle, por ejemplo, a la prensa?

No siento que el cine cubano tenga esa carga. Tampoco me atrevo a ser absoluta porque no he visto muchos de los audiovisuales de los últimos años pues estuve viviendo fuera de Cuba. Lo que sí siento es que hay muchos realizadores haciendo buenas cosas pero faltan espacios de distribución. De hecho, me gustaría que el cine cubano representara aún más esa sociedad cubana más creíble, sobre todo el documental. Particularmente el documental podría ser más insidioso en ocupar ese espacio.

Cada vez más son los realizadores cubanos que optan por hacer sus películas con productoras no estatales. ¿Crees que tienen la suficiente fuerza o han adquirido una importancia relevante como para decir que son un movimiento?

No creo que haya una escuela, un movimiento o una intención fundacional. Cada cual hace sus películas como puede y el tipo de película que quiere hacer. Lo que sí es importante es que hay desplazamiento hacia formas de financiar y hacer películas independientes del ICAIC. Demora más tiempo para adelantar cualquier proyecto: tardas mínimo tres años para hacer cualquier cosa. Además, uno se convierte en todo. Hay que conseguir el dinero y luego distribuir la película. Si se legalizaran las productoras independientes todo se facilitaría mucho porque uno podría recibir el dinero de un fondo y no buscarlo fuera, pedir favores. Eso facilitaría mucho la distribución también. Y bueno, la famosa ley de cine. Por otra parte, hay una visibilidad del cine cubano gracias a esas películas independientes.

¿Es difícil hacer cine en Cuba ahora mismo?

En mi caso –que me muevo mayormente en el documental– no ha sido tan difícil. Lo que yo siento ahora con Cuba es que hay muchas imágenes que mostrar, mucho de lo que uno puede aprender, mucho que uno puede dejar en una película para que no se olvide. Hay muchas historias que contar y una necesidad de contarlas. Por eso, en el sentido creativo, es fácil hacer películas en nuestro país. Por otro lado, es muy difícil hacer películas en cuanto a pedir permisos. En ese sentido, si hubiera algún tipo de organización quizás habría más películas y pudiéramos hablar entonces de un movimiento de cine independiente en Cuba.

¿Cómo valoras la situación del cine cubano en la actualidad (tanto de ficción como documental)?

Hay una falta de guía y de madurez. Estamos en una guerra fría mental, en nuestro bastión de “Cuba, país bloqueado”. Pero hay que lidiar con eso. Tal vez falta encontrar desde el periodismo o la sociología cosas que leer, guías, personas que piensen, textos.

¿Cuáles son tus referentes a la hora de hacer cine?

Dentro del documental me fascina Chris Marker, su manera de ver el documental, de relacionarse, de hacer nexos. Eso me interesa mucho: contar una historia con pedazos de realidades que antes de tu documental no estaban vinculadas. Me gusta también Pedro Costa, un documentalista portugués. Tiene un proceso muy interesante de trabajar. Logra películas visualmente impecables y al mismo tiempo con un sentido de lo real, a partir de reinterpretaciones de las historias.

Still del corto documental "Conectifai", de Zoe García

Still del corto documental “Conectifai”, de Zoe García.

¿Cuándo y por qué te diste cuenta que te interesaba la realización audiovisual?

A mí siempre me gustó ver películas. Siempre lo disfruté desde que era niña. Estudié fotografía en la FAMCA y después entré a San Antonio [Escuela Internacional de Cine y Televisión] a estudiar documental. Realmente estudiar fotografía me ayudó mucho.

En aquel momento, la cátedra de documental de San Antonio era muy buena. Filmábamos mucho. Fue en ese entonces que me llegó el concepto del documentalista como autor, que filma y que edita. El documental es una manera de dialogar con el mundo. Es fascinante. Tomas una cosa que es real, la transformas, la cincelas, la acomodas, pones tu punto de vista y obtienes una mezcla entre algo que es real, pero al mismo tiempo no, porque ya está trabajado, y termina siendo otra manera de mirar la realidad. En el documental, a diferencia de la ficción, uno tiene que vivir lo que está contando. A mí me gusta ese proceso de vivir lo que uno está contando.

Zoe García. / FOTO: Cortesía de la entrevistada

Zoe García. / FOTO: Cortesía de la entrevistada

Comments (0)

Leave a reply

Should you ever have a question, please dont hesitate to send a message or reach out on our social media.
More News
la obra del siglo
  • 5 May 2017
  • 0
Por: Andy Muzalf El problema no es si son independientes en todo el sentido de la palabra o financiados por “oscuras instituciones” a las que...
The Premiere (El estreno)
  • 19 Jul 2016
  • 1
Por Danae C. Diéguez Tania y Laura son madre e hija, personajes protagónicos del cortometraje de ficción El estreno (2013) de la realizadora Ana Alejandra...
Claudia Muñiz / FOTO: Anca Asmarandei
  • 6 Feb 2017
  • 0
Por Andy Muzalf Fotos: Anca Asmarandei, Alejandro González y Pablo Zequeria Después de protagonizar los filmes de Kiki Álvarez Marina, Jirafas, Venecia y, recientemente, Sharing Stella, Claudia Muñiz (La Habana,...